News

Fracaso para elegir al presidente de la Cámara de Representantes evidencia la polarización política de Estados Unidos

Update Time:2023.01.05 Source: Clicks:320

 

Fracaso para elegir al presidente de la Cámara de Representantes evidencia la polarización política de Estados Unidos
 
 

 

El líder republicano de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Kevin McCarthy, no pudo ganar los 218 votos necesarios para convertirse en presidente, 4 de enero del 2023. (Foto: IC)

Una batalla única en un siglo ha estallado en la Cámara de Representantes de Estados Unidos después de que el republicano Kevin McCarthy no pudo obtener el apoyo que necesitaba de sus colegas legisladores para suceder a la demócrata Nancy Pelosi. Los analistas consideran que el estancamiento de la nueva mayoría republicana en la Cámara de Representantes demuestra la polarización y división de la actual política estadounidense, no solo entre republicanos y demócratas, sino también dentro de cada partido.

También advirtieron que los políticos estadounidenses pueden apoyar políticas exteriores más provocativas, particularmente con respecto a China, para desviar la atención pública de la creciente incertidumbre en la política interna de Estados Unidos.

Dspués de tres rondas de votación, McCarthy no pudo ganar este martes los 218 votos necesarios para convertirse en presidente porque 20 conservadores de línea dura decidieron oponerse a él, separándose de la mayoría de 202 republicanos que le ofrecieron su apoyo. Después del fracaso inicial, la Cámara de Representantes ha sido suspendida hasta el miércoles.

La última vez que la elección de un presidente requirió varias votaciones fue en 1923. El estancamiento actual evidencia la rotunda división entre republicanos, resaltó este miércoles Diao Daming, experto en estudios estadounidenses y profesor asociado de la Universidad Renmin de China.

Algunos republicanos extremadamente conservadores y de extrema derecha han surgido desde el movimiento Tea Party en 2009. Formaron el Freedom Caucus en 2015 con el objetivo de empujar al liderazgo republicano hacia la derecha. Diao dijo que estos conservadores están insatisfechos con la fricción dominante representada por McCarthy, quejándose de que han hecho demasiados compromisos con el Partido Demócrata.

Los republicanos de la Cámara de Representantes tienen 222 escaños en el nuevo Congreso y una escasa mayoría (222-212) que otorga más influencia a los partidarios de la línea dura. A juicio de ciertos analistas, ellos aspiran a cambiar reglas para mantener un mayor control sobre el presidente y el enfoque del Partido Republicano.

“Debido a su estrecha relación, algunos republicanos pueden transferir a McCarthy el resentimiento que le tienen al ex presidente Donald Trump, plagado de escándalos. Otros pueden objetar a McCarthy porque es un operador político consumado y sin ninguna ética”, recordó Li Haidong, profesor del Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad de Asuntos Exteriores de China.

A última hora del martes, McCarthy declaró a los periodistas que Trump lo había llamado para reiterarle su apoyo. Trump respaldó a McCarthy en su carrera y sigue siendo una figura poderosa dentro del Partido Republicano.

El éxito de McCarthy para lograr un acuerdo con los miembros de línea dura, lo que implicaría hacer nuevos compromisos, determinará el resultado de las elecciones. “Además, el Partido Republicano tiene problemas para elegir quién podría reemplazar a McCarthy como presidente de la Cámara de Representantes”, aseguró Li, y señaló que finalmente elegir a un presidente después de varias rondas de votaciones también puede llevar a una serie de problemas.

McCarthy ha prometido permanecer en su candidatura cada vez más peligrosa hacia la presidencia. Aunque cuanto más se prolongue la pelea, más incertidumbre habrá sobre si puede ganar, informó Reuters.

“La división entre los diferentes grupos existe no sólo en el Partido Republicano. El Partido Demócrata también está dividido políticamente, y las batallas internas son cada vez más conocidas, lo que subraya la creciente polarización y división de la política estadounidense”, explicó Diao.

Diao considera que si “el 118º Congreso no puede comenzar su trabajo debido al estancamiento en la elección del presidente, y si continúa esta situación, la institución legislativa sufrirá las consecuencias. Aunque finalmente se elegirá un orador, los legisladores republicanos participarán en feroces luchas dentro del partido y lucharán contra los demócratas, por lo tanto, prestarán poca atención a los problemas reales de Estados Unidos”.

"El sistema político estadounidense ha disminuido y su ecología política se ha deteriorado. Ahora es incapaz de reaccionar a las demandas reales de los estadounidenses", advirtió Diao.

Los analistas han señalado que el estado actual de desorden de la política estadounidense sugiere que durante los últimos dos años de la administración Biden -antes de las elecciones del 2024- el país estará sumido en un caos político, cimientos frágiles y una política exterior impredecible.

El caos político de Estados Unidos puede impulsar más voces y movimientos hacia el aventurerismo, especialmente en la política de China y la crisis de Ucrania. Incluso con McCarthy ganando la carrera por el presidente, el Congreso estaría en una situación débil. Puede haber más incertidumbres en las relaciones entre China y Estados Unidos dados los comentarios anteriores de McCarthy sobre China.

Li también advirtió que dada la creciente brecha interna, algunos políticos estadounidenses pueden tratar de desviar la atención interna incitando conflictos en el extranjero, por lo que China y la comunidad internacional deberían estar en alerta máxima.